Cómo elegir y aplicar una paleta perfecta de colores

Si vas a leer este post eres de los que tiene en mente dar un cambio a los colores de la decoración de su casa. Sabemos que elegir una paleta de colores puede ser una tarea complicada. Lo que sí te decimos desde ya es que hay un elemento del que no te puedes olvidar son las cortinas. En nuestra tienda de cortinas en Málaga encontrarás un catálogo variado donde seguro encontrarás algo a tu gusto.

Ahora bien, por dónde empezar

Primero, vamos a recordar cuáles son los colores que definen una paleta. En una paleta cromática encontramos tres tipos de colores que son la base para trazar cualquier tipo de diseño:

  • Primarios. Son colores neutros que permiten destacar al resto de colores. 
  • Tónicos. Son los colores más potentes en cuanto a impacto se refiere. Suelen utilizarse para dar intensidad a través de elementos muy específicos. 
  • Secundarios. Son colores que sirven de transición entre los otros dos, pero acercándose más a los tónicos. 

Recuerda que hay una clave para establecer el color recomendable para cada estancia: un color dominante que ocupará un 60% del espacio, un color secundario que será un 30% y un color tónico que solo estará presente en un 10%. Aplica esta regla de proporción de colores y apreciarás el resultado.

Paleta de colores para decoración de interiores

A todos nos pasa que el color que nos rodea influye en nuestro estado de ánimo. Por eso, es importante que definas bien la paleta de colores para pintar salones o la paleta de colores para paredes interiores de tu hogar. 

Puedes utilizar diferentes paletas para cada estancia de la casa. Esto va a depender del efecto que quieras crear en cada una de ellas. 

Por supuesto, siempre puedes jugar con los colores de una paleta que tiene diferentes tonalidades derivadas de un mismo color, jugar con colores opuestos o jugar con colores neutros. 

La cuestión está en que no todos percibimos los colores por igual, pero existen unas reglas generales para tener en cuenta a la hora de elegirlos: 

  • Colores neutros. Como base, son todo un acierto. Destacan el blanco, el negro, el gris y el beige, entre otros. Si lo que buscas es elegancia, calidez y serenidad, esta paleta de colores es la ideal. 

Además, está especialmente indicada para utilizar en interiores minimalistas y/o decoraciones nórdicas. 

  • Colores fríos. Esta paleta de colores va desde el verde-chicle hasta el azul-violeta. Es buena idea que los combines con toques de colores cálidos para evitar que den sensación de tristeza o los combines con colores claros si lo que buscas es dar amplitud a la estancia. 

Por lo general, producen efecto relajante a la vez que transmiten reposo, calma y tranquilidad. 

Recomendamos una tonalidad de verde-amarillo para grandes superficies. Mientras que el verde puro lo utilices solo para detalles. No cabe duda de que el verde estimula sentimientos de armonía y paz. 

Si tienes hijos/as, los turquesas pálidos y los verdes tirando al color del mar son perfectos para sus habitaciones. El azul transmite sensación de calma y aumenta la sensación de espacio. 

Los morados son sinónimo de elegancia, paz y tranquilidad. En tonalidades suaves como la lavanda, puede ser ideal para tu propio dormitorio. Eso sí, los tonos más oscuros aconsejamos que los apliques con moderación o pueden llegar a causar efectos depresivos. 

  • Colores cálidos. Son los que van desde el amarillo-verdoso hasta el rojo-violeta, sin olvidarse del amarillo y el naranja en sus estados más puros. Se caracterizan por ser los colores de la vitalidad, la felicidad y la actividad. 

El amarillo representa todo lo referente a la energía. Es excelente para los estudios y las cocinas, ya que mejora la concentración. 

El naranja cuenta con un plus y es que, posee la luminosidad del amarillo y la excitación del rojo. Realza el mobiliario y los complementos dando lugar a una sensación de calidez, bienestar y optimismo. Si lo usas, hazlo con moderación porque puede hacer que una habitación parezca claustrofóbica. 

Para los más atrevidos, está el color rojo. Es una opción interesante para ambientes retros y vintages. Normalmente es utilizado para pequeños detalles y zonas. 

En resumidas cuentas, los colores cálidos y oscuros en habitaciones grandes tienden a disminuir visualmente el espacio. Por el contrario, los tonos más claros dan luz y crean un ambiente relajado. 

Nosotros llegamos hasta aquí pero ya sabes que la variedad de colores es muy amplia y se pueden hacer auténticas virguerías. Nuestra tienda de cortinas en Málaga te espera para abrir paso a tu nueva decoración.

×

¡Hable con nosotros por WhatsApp!

× ¡Atendemos su consulta!